lunes, 19 de mayo de 2014

La Fumiosa













Guapa majada a la que se llega pasando por la del Campón, por un camino al final un tanto cabrerizo (como Mario), pero corto, animado por la presencia de fayonas y roblones. En ella destaca, además de la situación abierta hacia Tarna y sus bosques, la pervivencia por ahora de varios edificios con tejado de madera, que según parece se llaman corripios, y servían para guardar los xatos, y también algunas tallas de caballos, de buena mano. Como dato que quizá no sea muy conocido, hay que decir que los vaqueros casinos, como los otros más famosos, también se trasladaban estacionalmente con su ganado, y pasaban el invierno en la marina. En concreto, diz Uría Ríu que pasaban el invierno en Las Salgueras, La Cabaña del Marqués y Deva (Gijón), en Peón (Villaviciosa), en las rasas de Selorio y Luces, y en Siero. Se establecían en casa de un mariñán, pagando el hospedaje con estiércol, alojando el ganado en cuadras o bajo hórreos, o en cabañas construidas por ellos. Hay un libro muy bueno sobre las mayaes de Caso, pero este dato me parece que no lo incorpora, cosa rara. Los vaqueros ponguetos también se trasladaban estacionalmente. Y volviendo a los corripios, es una lástima que no se establezcan medidas para su rehabilitación, dado que son tan característicos, en su estilo, como las cabanas somedanas. Parece ser que el Ayuntamiento tenía intención de retecharlos, pero por ahora, al menos, quedó en nada la iniciativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario